En Quintana 3, lo que todos conocemos por la Plaza del Gas, porque allí estaba la antigua fábrica de gas, se ha inaugurado un peculiar Restaurante, el Kokken (cocinero en Noruego). Es peculiar por su comida y su decoración.

La carta está compuesta por miniraciones que rondan el precio de los tres euros. El local es muy agradable y al mediodía pega el sol en la terraza. Después de tomar unos potes por el Casco Viejo, merece la pena andar un poquito para hacer una divertida cena en el Kokken. Su web es www.restaurantekokken.com