Siempre he pensado que el día de disfrute de los Bilbaínos es el Viernes, tal vez hoy en día también los Jueves. Mientras en otras ciudades el Sábado es el día de ambiente, Bilbao es el Viernes cuando “se llena” de Bilbaínos.

Los Sábados Bilbao también tiene su “marcha” pero no es la nuestra, por eso propongo un plan de Viernes.

Como en todas las ciudades el Casco Antiguo es un foco de atención, tanto para el turista como para el lugareño.

Se puede empezar la tarde con una quedada en la Plaza Nueva en uno de los clásicos: Victor Montes o Café Bilbao. Pero cualquiera de los bares de la Plaza tiene su encanto.

Una vez reunida toda la cuadrilla, se dirige hacia la calle Santamaría pudiendo parar en sitios como el Xukela, El Berton….. Una vez llegados a la Calle Santamaría se debe hacer una para dita en el Gatz.

Pero con el retraso de algunos para la “quedada” y el parloteo, se acerca la hora de la cena y tenemos que encontrar un sitio donde nos den a tantos.

Las alternativas son infinitas y buenas, pero hoy voy a proponer dos: La Deliciosa y La Kuina.

El primero está en la Calle  Jardines y recuerdo una brocheta de pollo de caserío con queso buenísima. También tiene varios platos diferentes de bacalao. El precio es ajustado, si es que en Bilbao se puede decir eso.

El segundo se encuentra en la Calle Nueva y da menús los Viernes por la noche desde 18 a 30 euros. La cocina es buena, carrilleras, arroces, entrecot, etc…

Finalizada la cena tendremos que tomar una copa. La primera recomiendo tomarla en un clásico el Lamiak, se puede y debe seguir en el Luz de Gas de la misma calle y los mas marchosos rematar en el Mitote de Belosticalle.

Otra alternativa es rematar la faena en los garitos de Bilbao La Vieja, El Badulake y el Bullit a mi me traen recuerdos inolvidables, pero mi veterano amigo y maestro añora el Arrebato.

Este Viernes pienso disfrutarlo en el Casco Viejo.