La Historia del Casanova de Bilbao

Nunca he sabido si esta historia es cierta o simplemente es una leyenda urbana más.

Pero como la escuché hace mucho tiempo voy a contar lo que recuerdo.

El personaje en cuestión era de Indautxu, debía tener  procedencia noble, era artista y se dedicaba a alguna de las bellas artes.  Pero como todo los hombres de cultura de aquella época su bolsa era limitada. Digo esto para que quede claro que sus dotes de seductor se basaban en su locuacidad, simpatía, amabilidad y buenas maneras en general.

Siempre estaba rodeado de buenas amigas que compartían con él sus ocurrencias y que sin darse cuenta y sin saber muy bien el porqué, caían rendidas, mas temprano que tarde, en sus brazos.

En cierta ocasión invitó a unas damas, de alta alcurnia, a una fiesta en un palacio de las capitales vecinas. Apareció con un automóvil de gran apariencia, lo cual agradó a las damas. La sorpresa fue  que a mitad de camino el coche dijo “se acabó” , pero los grandes seductores siempre han sido bendecidos con la suerte. Digo esto porque en ese momento pasó un aldeano con un carro y nuestro amigo le convenció para que se lo prestase, alegando que las damas no podían pasar la noche a la intemperie.

Una vez acordado con el aldeano los pormenores de la operación, siguieron rumbo a la fiesta con gran alegría. En aquel momento las damas ya eran suyas,  reían sus ocurrencias  y celebraban la buena suerte de haber encontrado al aldeano, en lugar de lamentarse por la pérdida del vehículo.

Cuando llegaron al palacio donde se celebraba la fiesta comprobaron que nuestro amigo no tenía invitación y quería valerse de la belleza de las damas para franquear la entrada.

El Mayordomo no cedía por lo que decidieron cambiar la fiesta de alto copete por una jornada de tabernas. En ese momento a las damas ya no les importaba nada. Bebían, reían y bailaban disfrutando de la noche.

Dicen, que al día siguiente, las damas comentaban que jamás habían estado en una fiesta tan divertida.

Desconocemos qué pasó, pero la fiesta a la que nunca acudieron fue reconocida en Bilbao como una de las mejores fiestas que se había celebrado nunca en la zona.

Se habló tanto de la fiesta que dicen que con el tiempo habían acudido a la dichosa fiesta mas invitados que bilbaínos. Todo el mundo había estado allí.

Unos dicen que la fiesta se ha seguido celebrando y es el festival de jazz de Donosti, otros que el de Vitoria , otros la semana de música de Santander , otros el último Lunes de Guernika, otros el festival de cine de San Sebastián y algunos que es la fiesta de Santo Tomás en el mismo Bilbao.

Yo no sé si el personaje existió, si la fiesta se celebró y si existieron las damas pero de lo que no me cabe duda es que su profesión era “artista” y por supuesto, tenía que ser de Indautxu.

 

,

 

3 Comentarios

  1. No sé por qué me da que conozco a ese artista. Y tampoco estoy muy seguro si en esa fiesta estuve, o imaginé que estuve de tantas veces que la he oído contar. Lo que sí sé es que era un fenómeno, que siempre iba acompañado de las mujeres más guapas, y que estar con el era olvidarse de los problemas y pasar un rato inolvidable. Un gran tipo.

    • Pues no sé si será casualidad pero yo también estoy casi seguro de que estuve en esa fiesta.
      Y creo que efectivamente esa fiesta tuvo mucha relación con Indautxu.
      Ahora bien, de lo que sí estoy casi convencido es de conocer a tal personaje. Seguro que es él.

  2. No existe una foto del “Casanova”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Archivos