El funicular de Bilbao cumplirá 100 años

El funicular de Bilbao, próximo a cumplir 100 años desde su inauguración en 1915, se empezó a construir en 1913, debido a que Artxanda gozaba de gran éxito como lugar de esparcimiento y ocio de los bilbaínos, que subían al monte a visitar los numerosos “txakolis” y el casino existente en ese tiempo.
Aunque el proyecto se inició en 1901, problemas de financiación retrasaron el mismo hasta 1913 que empezó su construcción de la mano de la empresa suiza Von Roll. Talleres Mariano del Corral, una empresa cercana a la estación inferior del funicular, se encargó de la fabricación de los primeros coches del funicular.
Todo ello fue consecuencia de la concesión otorgada a D. Evaristo San Martin y Larraz quien el día de la inauguración manifestaba que el funicular ayudaría a los bilbaínos y bilbaínas a “Respirar bien y comer bien”. También hablaba de “Nos proponemos apartar a los niños de los peligros de la calle: higienizarlos, subiéndolos al monte y que hagan pulmones para que lleguen a ser hombres fuertes”.(1)
La Dirección de Obras Públicas de la época, apuntó una serie de mejoras al proyecto como: que la velocidad máxima no sobrepasara los 8 km/h, impedir el paso a aquellos usuarios en estado de embriaguez, que portaran bultos “ mal olientes “ o armas de fuego, que los viajeros pudieran solicitar de los operarios del funicular el desalojar a aquellas personas que se dirigieran con palabras soeces o en actitud agresiva o faltando al respeto hacia los demás, etc.
Desde entonces, el funicular ha sufrido varios percances como el bombardeo que el 18 de junio destruyó la estación superior. Más tarde, el 25 de junio de 1976, una sucesión de errores en un cambio de los cables hacen que el coche superior caiga hasta abajo estrellándose con el vehículo de la estación inferior, provocando incluso heridos de considerable importancia.
En 1979 se decide su reconstrucción, aprovechando la ocasión para llevar a cabo una importante remodelación del funicular. Se construye con tecnología de la empresa austríaca Waagner-Biro, aunque los coches fueron fabricados conjuntamente por Caf de Beasain e Irizar. Mecánica de la Peña suministra el equipo electromecánico y la obra civil la realiza Taboada. El nuevo funicular se reinaugura para el público el 17 de Junio de1983. Sin embargo justo un mes después, el 26 de Agosto, se producen las inundaciones de Bilbao, con dramáticas consecuencias en la estación inferior, y el sevicio queda suspendido hasta el 4 de Noviembre del mismo año.
Las instalaciones a día de hoy muestran un aspecto moderno y limpio, habiendo contratado Funicular de Artxanda una empresa de limpieza de Bilbao tanto la limpieza y mantenimiento de ambas estaciones, como los terrenos vinculados a las mismas.
En los últimos años se han mejorado las instalaciones para facilitar el acceso (mediante rampas en la estación inferior y ascensor en la estación superior) de personas con movilidad limitada así como la adquisición de un S.A.I. (Sistema de alimentación ininterrumpida) que posibilita que los coches no se detengan en el trazado a consecuencia de tormentas, caídas de tensión, etc.